(r9)Alimenta, o cómo promover el cambio en las organizaciones del sector agroalimentario hacia la reducción de las pérdidas y el desperdicio de alimentos

(r9)Alimenta, o cómo promover el cambio en las organizaciones del sector agroalimentario hacia la reducción de las pérdidas y el desperdicio de alimentos

En los últimos meses, la Fundación Espigoladors hemos desarrollado el programa de formación y asesoramiento “(r9)Alimenta – Las Rs de las pérdidas y el desperdicio alimentario para la economía verde”. El objetivo: acompañar a personas trabajadoras del sector agroalimentario de Murcia y Andalucía dotándoles de conocimientos y competencias en materia de sostenibilidad y economía verde.

La prevención y la reducción de las pérdidas y el desperdicio alimentario (PDA) representan un tema clave para la actual lucha contra la crisis climática. Es por eso que esta problemática ha ido adquiriendo relevancia en las agendas políticas, tanto a nivel nacional como internacional.

En los Objetivos de Desarrollo Sostenible, establecidos por las Naciones Unidas en 2015 y paraguas de muchas de las acciones legislativas del momento presente, se propone: “De aquí a 2030, reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita mundial en la venta al por menor y a nivel de los consumidores y reducir las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y suministro, incluidas las pérdidas posteriores a la cosecha” (ODS, 12.3).

¿Qué medidas se están tomando desde los gobiernos para alcanzar este objetivo?

  • La Comisión Europea ha establecido una metodología de cuantificación común y la obligatoriedad de que los Estados Miembros reporten la cantidad de PDA que generan anualmente.
  • En Cataluña, la ley de prevención y reducción de las PDA aprobada en 2020 establece medidas para todos los eslabones de la cadena alimentaria. Por ejemplo, es de obligatoriedad que las empresas del sector agroalimentario tengan planes de prevención de las PDA.
  • A nivel estatal, se está trabajando en el anteproyecto de ley de prevención de las pérdidas y el desperdicio alimentario que debería salir a la luz este mismo 2022. Pese a las demandas de las entidades sociales y colectivos activistas, está por ver en qué medida exigirá medidas de prevención y reducción de las PDA a las empresas agroalimentarias.

(r9)Alimenta: un programa impulsado para promover el cambio en organizaciones del sector agroalimentario y de la economía verde

En este contexto, es necesario que existan profesionales, tanto del sector empresarial, como de entidades sociales y de la administración, que estén formados en esta temática y sean claves para que el sector cumpla con las futuras obligaciones legislativas, además de devenir ejemplo de iniciativas para el aprovechamiento de alimentos.

Bajo esta premisa, desde la Fundación Espigoladors impulsamos y desarrollamos el proyecto “(r9)Alimenta – Las Rs de las pérdidas y el desperdicio alimentario para la economía verde” , con el apoyo del Programa Empleaverde, iniciativa puesta en marcha por la Fundación Biodiversidad a través del Fondo Social Europeo.

Un programa de formación y asesoramiento a través del cual hemos acompañado, durante 7 meses, a personas trabajadoras de empresas agroalimentarias, entidades sociales e instituciones públicas dotándoles de conocimientos y competencias en materia de sostenibilidad y economía verde. En especial, se ha profundizado en la temática de las PDA, visibilizando sus impactos, reflexionando sobre sus causas e identificando cómo podemos combatirlas, tanto a través de la prevención como de la revalorización.

El proyecto se ha enmarcado en las comunidades autónomas de Andalucía y Murcia, dos de las regiones donde se concentra la producción agroalimentaria de España y, por lo tanto, con un elevado número de actores que trabajan en este sector clave para la lucha contra las PDA.

Los retos de las participantes: tres testimonios en el marco de la concienciación y la transformación alimentaria

En una segunda fase, los y las participantes de (r9)Alimenta han podido trabajar un caso práctico o proyecto vinculado a su actividad laboral que contribuyera a la lucha contra las PDA. Para ello, se realizaron sesiones de asesoramiento personalizados entre los y las asistentes al curso y profesionales del equipo de Espigoladors, que los acompañaron en el desarrollo y concreción de su iniciativa.

Han sido muchos los retos que han surgido, desde diversos ámbitos y con distintos enfoques. Damos voz, en este artículo, a tres de las iniciativas planteadas.

“Huelva se alimenta cuidando su diversidad cultural y ambiental” es el nombre del proyecto pedagógico ideado y desarrollado por Isabel Brito, bióloga, activista ambiental y funcionaria del Servicio de Medio Ambiente y Energía de la Diputación de Huelva.

Como nos cuenta en primera persona, “dicho nombre incorpora el concepto de Huelva como territorio que alimenta, dentro y fuera de nuestras fronteras. Se la conoce como despensa de Europa. La propuesta se centra en los alimentos locales y los alimentos procedentes de países latinoamericanos que actualmente forman parte de nuestra cocina. Nos propone recuperar saberes, a través del aprovechamiento de alimentos en nuestras recetas culinarias. Y nos invita a incorporar el sabor de calidad que nos ofrece nuestro entorno natural diverso y único, encarnado por las dehesas, las marismas, el Andévalo y la costa.”

La diversidad cultural y ambiental son dos ejes claves de su iniciativa, que se materializará en una maleta pedagógica: un recurso educativo para sensibilizar, a través del aprovechamiento alimentario, sobre la importancia de tener una alimentación saludable y sostenible. “A través de once actividades sencillas pero divertidas en las cuales, a través del juego, los talleres, las excursiones, las visitas, las nuevas tecnologías y los recetarios de aprovechamiento, todos y todas podamos acercarnos más a nuestra cultura culinaria, y al mismo tiempo contribuir a conservarla”, nos cuenta Isabel.

Isabel Brito, en el entorno del Parque Natural de Doñana.

Susana y María José, son integrantes de la Asociación Subbética Ecológica. Situada en Cabra (Córdoba), la asociación aúna a familias productoras con familias consumidoras, pequeños establecimientos, grupos de consumo y comedores escolares en torno a la alimentación ecológica. El proyecto cuenta también con un obrador de conservas, principal motivo por el cual se unieron al programa. “El reaprovechamiento de excedentes y la conciencia por no desperdiciar alimentos está en la base del trabajo de elaboración de conservas y elaborados que realizamos. Poder conocer más a fondo la problemática y la experiencia de otros colectivos es lo que nos hizo sumarnos al programa”, nos comentan.

Durante el asesoramiento, detectamos aspectos de mejoría en materia de comunicación y marketing, así como en los procesos productivos del obrador, a partir de los conocimientos del equipo de Espigoladors y de su obrador es im-perfect. “La idea es, por un lado, poder mejorar nuestros procesos y conocer nuestros rendimientos y posibilidades, para poder ayudar a nuestras familias hortelanas con sus excedentes. Y, por otro, saber transmitir a nuestras familias consumidoras la importancia de comprar nuestros productos no sólo por su carácter saludable, local y ecológico, sino por esa apuesta que hacemos para que esa pérdida de productos no se produzca”, explican Susana y María José. 

En el obrador ecológico de la Subbética elaboran todo tipo de conservas vegetales, como salsas y encurtidos.

Borja del Valle, actualmente consultor ambiental en Ideas Medioambientales, se unió al programa siendo técnico de medioambiente de la Mancomunidad Turística de Sierra Espuña, en Murcia. En concreto, estaba involucrado en el proyecto Agroeconatura, que tiene el objetivo de fomentar la venta y el consumo de productos locales, así como dignificar el papel del campesinado.

En su paso por (r9)Alimenta ha trabajado en la elaboración de una guía para fomentar la sostenibilidad en el proyecto a través de la prevención de las PDA. Un decálogo de consejos y aspectos clave para la producción primaria, la venta al detalle y la restauración que está pendiente de publicación. “Lo que quería es, por un lado, crear conciencia sobre las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario y, por otro lado, ayudar a los sectores con los que trabajaba a que pudieran optimizar sus recursos y reducir este tipo de residuos”, explica Borja.

Tres ejemplos que, junto a las otras iniciativas de (r9)Alimenta, esperamos y deseamos que se conviertan en referentes y fuentes de inspiración para tantas otras organizaciones, empresas o entidades que quieran pasar a la acción para hacer frente a la urgente y necesaria reducción de las pérdidas y el desperdicio alimentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.